Autorretrato de Claude Cahun de perfil e coa cabeza afeitada

Hace ya mucho tiempo que en el mundo del arte no se otorga el estatus de objeto artístico a causa de ser éste más o menos agradable a la vista, sinó que lo que se valora es la idea que se transmite y el camino que se ha escogido para hacerlo. La estética de cada época va muy ligada a su ética, que decide lo que es “de buen gusto”, lo que es “decoroso”, lo que es “bonito”… Si tenemos que preguntarnos qué es arte, hay que concluir que arte es aquello que las personas que en cada época pertencen al estrato social apropiado, acuerdan que es arte. Si hablamos de estética, resulta difícil dirimir cuántos factores pueden llegar a determinar un concepto tan controvertido: factores culturales, morales, éticos, de clase, de raza, de género, étnicos, políticos, religiosos… y un largo etcétera, determinan lo que nos hace diferenciar lo que es “bonito” de lo que no lo es.

Autoportrait, Claude Cahun

Hace ya más de diez años que vi por primera vez la fotografía que abre este artículo, uno de los numerosos autorretratos de la fotógrafa y escritora Claude Cahun, en las hojas del libro de Juan Vicente Aliaga, Arte y cuestiones de género (Nerea, 2004). Cahun era una gran desconocida que había sido recuperada para el mundo del arte por François Leperlier a inicios de los 90. En su época, la época de entreguerras y de vanguardias, Cahun había sido una artista de los márgenes, incluso cuando hoy se la catalogue dentro de la corriente surrealista.

Autorretrato de Claude Cahun

El Autorretrato de Cahun tiene algo cautivador, una fuerza casi agresiva transmitida por los contrastes de su piel blanca contra el fondo y la vestimenta negras, por la cabeza al rape, por el perfil anguloso, por el poder da su actitud, por la ausencia de adornos que puedan suavizar su imagen, por presentarse a si misma crudamente, sin embustes ni ambages… a nadie le puede resultar ajena la inmensa modernidad de esta fotografía, de esta personalidad, en la década de los 20. Una artista que experimentaba continuas transformaciones en su propio cuerpo para huir de las limitaciones de identidad impuestas, una artista de los márgenes que trabajaba sobre conceptos que carecían de interés para las élites culturales del momento, que a todo el mundo le resultaban incómodos.

Cahun se representa a si misma de perfil, con una expresión fría, casi amenazante; con una luz dura subrayando su apariencia severa, sin adornos, desposeída de cualquier elemento accesorio – incluido el cabello – que pueda suavizar su imagen. Este retrato milita agresivamente contra los “ideales normativos” de feminidad y, más ampliamente, pone de manifiesto las expectativas del público respecto a una identidad inteligible en la que basarse, específicamente, de género.

Dictionary of Women Artists

Claude Cahun es uno de los muchísimos ejemplos de mujeres artistas olvidadas por la Historia del Arte, escrita mayoritariamente por hombres. Las cuestiones de género y de identidad que ella analizaba en su obra fueron desarrolladas muchos años más tarde por artistas como Cindy Sherman, en una época en la que ya el feminismo había influenciado el ámbito cultural, lo cual debe darnos una idea de la radicalidad y modernidad de sus ideas. A través de Claude Cahun y de otras artistas que recoge Aliaga en su libro, inicié mis búsquedas y mi interés por las cuestiones feministas que atañían a la vivencia del género, de la sexualidad, la teoría queer y las identidades no unívocas.

Cahun es pionera de una línea de análisis que estaba viviendo un momento de auge en el siglo XXI: era la época en la que el CGAC acogía en Compostela las exposiciones A batalla dos xéneros (2007) y En todas partes. Políticas da diversidade sexual na arte (2009). Pero la historia de la artista había sido escatimada durante más de medio siglo por la falta de interés de las personas que escribían la historia respecto de cualquier expresión realizada por mujeres. Incluso en su época, Cahun no era suficientemente valorada por la aversión que despertaba su condición sexual, su aspecto, su rebelión constante contra el papel de musa y objeto sexual que le correspondía como mujer en un círculo artístico. Como apunta Cristina Ballestín, el criterio de selección que rige la entrada en un grupo de estas características, convertían a Cahun en una artista no apropiada.

Cuando realizó esta foto fechada alrededor de 1928, titulada probablemente “Autoportrait”, Claude Cahun llevaba ya a sus espaldas más de 15 años experimentando con la fotografía, una técnica que le permitió fantasear con su propia imagen con tal diversidad que todavía asombra la radicalidad de los conceptos manejados. […]
“Autoportrait” es uno de sus retratos más preciados. Sobre un fondo oscuro, destaca el perfil acerado de su cuerpo. La cabeza monda, los omóplatos que despuntan, la nariz y oreja izquierda puntiagudas, la camiseta de tirantes también oscura le dan un aire extraño, ambiguo, equívoco a una artista que reservó para sí misma, su novia y algunas amistades gran parte de su producción artística.
Estamos ante un autorretrato de enorme innovación, no tanto en el plano formal, como sí en la representación que propone, en la que la diferencia sexual se difumina, alentando la mezcla de caracteres y rasgos femeninos y masculinos.
Su rostro pelado al rape desafía las convenciones y también las ideas machistas que fuerzan a la mujer a transformarse en un objeto pintado, un cuerpo cosmético para un ideal de belleza al servicio de lo establecido.

Juan Vicente Aliaga – Arte y Cuestiones de Género

El arte inesperado: mug shots del Departamento de Policía de Sydney

Algunos años más tarde me encontré con las fotografías del archivo del Departamento de Policía de Sydney. Nada más alejado, a priori, que un propósito artístico en una fotografía carcelaria destinada al archivo y no a la exhibición. Y aún así, aí están, muchas décadas después, en la exposición y catálogos fruto del trabajo de curadoría de Peter Doyle. Todo un compendio sociológico en el que podemos rastrear un ingente número de ladronas, mujeres que practican abortos clandestinos, que matan as sus amantes, que se prostituyen, que trafican con drogas… Un auténtico cuadro de la supervivencia y de la marginalidad.

Más allá del carácter documental de estas mug shots, el motivo por el que han sido objeto de exposiciones, catálogos y múltiples artículos internacionales, sobrepasa su condición de testimonios históricos. La calidad de la representación, la capacidad de transmitir las personalidades y caracteres, supera cualquier expectativa respecto a un archivo de delincuentes y aproxima estas fotografías, aparentemente carentes de pretensiones, a trabajos retratísticos profesionales que recorren las salas de exhibición internacionales.

Peter Doyle apunta sobre estas “special photographs”, como él las cataloga, que, al contrario que el resto de fotografías del archivo policial, parecen ser fotografías en las que se les permitió, o incluso se invitó, a las personas retratadas a colocarse y representarse a si mismas adoptando la identidad deseada, transmitiendo lo que son a través de sus poses, vestimentas, cortes de cabello y expresiones. Si Claude Cahun jugaba en sus fotografías a representar diversas identidades para afirmar su libertad respecto de cualquier clasificación o imposición, especialmente las de género, las personas que aparecen en los retratos policiales parecen afirmarse en un papel dado mediante su apariencia.

Eugenia Falleni, alias Harry Crawford, en la Central Police Station de Sydney
Eugenia Falleni, alias Harry Crawford, fotografía especial nº 234, Central Police Station Sydney, 1920.

De entre todo este catálogo de impresionantes retratos, me fijé en la fotografía de Eugenia Falleni, o mejor dicho, Harry Crawford, que además es la única persona de todas estas fotografías de archivo que fue objeto de investigación y publicación en la obra  Eugenia, a true story of adversity, tragedy, crime and courage (Mark Tedeschi; Paperback, 2013). Eugenia Falleni vivió durante más de veinte años bajo una identidad masculina y llegó a casarse dos veces sin revelarles a sus parejas su condición. En la que probablemente es la fotografía de su arresto, fechado en 1920, se le permitió a Falleni presentarse delante de la cámara en actitud distentida (aunque compungida) con sus vestimentas y posturas masculinas. En el siguiente retrato que se conserva de Fanelli, su apariencia aún continúa siendo andrógina mientras que en su última fotografía, con fecha de 1928, su aspecto es ya enteramente femenino.

Las cuestiones de la representación y vivencia del género y de las identidades, que ya cuentan con un bagaje considerable dentro del arte actual, tienen su inicio en un período tan temprano como los años 20, en obras muy dispares pero igualmente ignoradas y condenadas al olvido. El cuestionamiento de la estética imperante, la conciencia sobre los constreñimientos que afectan a todas las manifestaciones creativas, sucedan donde sucedan, deben provocar una reflexión sobre la consideración de lo “artístico” que intente superar los prejuicios, así como los juicios de valor que formulan aquellas personas a las que se les ha concedido la autoridad para separar “lo que es bonito de lo que no lo es” para el buen uso y educación de la sociedad.


+ INFO

Aliaga, Juan Vicente: Arte y cuestiones de género. Nerea; Donostia, 2004.

Ballestín Cucala, Cristina: “Claude Cahun: más allá del surrealismo”. Riff Raff: revista de pensamiento y cultura; Nº 25, 2ª época, Primavera 2004.

Ballestín Cucala, Cristina: Claude Cahun y Cindy Sherman: el cuerpo, lugar de arte y subversión.

Ballestín Cucala, Cristina: Dos mujeres del entorno surrealista: Remedios Varo y Claude Cahun.

Ballestín Cucala, Cristina: “Las Héroïnes de Claude Cahun”. Riff Raff: revista de pensamiento y cultura; Nº 27, extra 2ª época, Invierno 2005.

Ballestín Cucala, Cristina: Más allá del surrealismo: Claude Cahun. Compromiso, resistencia y política identitaria. Tese doutoral; Universidad de Murcia, 2011.

Ballestín Cucala, Cristina: “Mujeres y surrealismo: la radical diferencia de Claude Cahun”. Riff Raff: revista de pensamiento y cultura; Nº 26, 2ª época, Otoño 2004.

Delia Gaze (Ed.): Dictionary of Women Artists: Artists, J-Z. Fitzroy Dearborn Publishers; London, 1997.

VV.AA.: A batalla dos xéneros (catálogo da exposición). CGAC; Compostela, 2007.

VV.AA.: En todas partes. Políticas de la diversidad sexual en el arte (catálogo da exposición). CGAC; Compostela, 2009.

Este texto tamén está dispoñible en: Galego

Comentarios

Envía el primer comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.